Vinos blancos con crianza: cuándo beberlos y 7 claves

Vinos blancos con crianza: cuándo beberlos y 7 claves

Lo puedes leer en: 6 min.

Los vinos blancos con crianza son grandes desconocidos para muchos wine lovers y este desconocimiento, puede llevar a creer ciertos mitos que hay que derribar.

El otro día vivimos una situación bastante incómoda y vergonzosa en una cata en la que había profesionales del sector y aficionados al vino. Una señora realizó una pregunta a la que varios asistentes a la cata respondieron con risas y cara que demostraban una gran falta de respeto hacia esta wine lover. El enólogo y el viticultor que dirigían el evento supieron capear la situación pero la situación fue bastante peliaguda.

¿Que cuál fue la pregunta? Muy sencilla y bastante directa: “Siempre he escuchado que los vinos blancos se deben beber en el primer año y resulta que ahora la mayoría de los vinos que he probado habéis dicho que ganan en el segundo y tercer año. ¿Es un mito? No lo entiendo.”

Podemos estar de acuerdo en que es una pregunta amateur pero en ningún momento merece ningún tipo de burla o risa. Esta pregunta en cuestión nos la han hecho en Wine to you muchas veces y es una pregunta muy común entre wine lovers amateurs que pueden tener más o menos conocimientos técnicos pero les puede gustar el vino tanto o más que a cualquier profesional.

Vinos blancos con crianza

La mayoría de los vinos blancos es cierto que están elaborados para consumir en el año. Si nos centramos en los vinos más comerciales esta característica de consumo en los blancos se acentúa. No obstante, generalizar la idea es un error porque vamos a perder la capacidad para disfrutar de grandes vinos producto de grandes elaboraciones. ¿Qué vinos blancos pueden y/o deben consumirse a partir del primer año?

Crianza

-Los vinos que han tenido contacto con sus propias lías tienen mejores propiedades de conservación. En ocasiones estas lías se han trabajado para la crianza de vinos blancos en depositos Inox (de acero inoxidable) o barricas de roble y dotan al vino de complejidad y matices muy agradables si han sido trabajados adecuadamente.

-Los vinos blancos con crianza en barrica (hayan sido criados con sus propias lías o no). El tiempo de crianza de estos vinos va a marcar si es un crianza, reserva o incluso en casos excepcionales gran reserva.

-Los vinos que el enólogo o la bodega hayan indicado expresamente o hayan recomendado que se consuman en un año o momento determinado. Los mejores consejos para saber cuándo consumir un vino en concreto vienen del enólogo la bodega que ha elaborado el vino. Conocen cuáles han sido las condiciones de elaboración, los parámetros que han marcado cada proceso y están en disposición de decir si un vino va a alcanzar puntos óptimos antes o después.

Establecer una regla o un abanico de consumo es complicado por la singularidad de estos vinos. Hemos probado vinos con crianzas que en segundo año estaban espectaculares al igual que hemos catado vinos blancos con crianza en quinto año que eran una auténtica explosión de matices. Si tenemos que dar un dato, y advirtiendo de que lo ideal es consultar la ficha del vino para conocer las expectativas con las que se ha elaborado el vino, diríamos que el abanico de consumo de estos vinos será del segundo al quinto año.

Más información de vinos blancos

  • La temperatura del vino blanco: se sirven generalmente a un temperatura de entre 8 y 10 grados centígrados con el fin de potenciar el frescor de los aromas que acostumbran a tener: florales, cítricos y frutales. Puedes consultar la temperatura ideal de los vinos aquí.
  • Los vinos blancos con crianza es conveniente servirlos a una temperatura un poquito más alta (1 o 2 grados más)  que los que no tienen crianza ya que se aprecian mejor las propiedades transmitidas de dicha crianza.
  • Si un vino blanco sin crianza lo servimos a una temperatura más elevada de la recomendada, los aromas se mantienen pero el alcohol toma mayor protagonismo y los apaga de forma considerable.
  • Los vinos blancos con crianza son muy identificables por el color amarillento más apagado y menos brillante que los vinos blancos jóvenes.Pasan del verdor al dorado de forma rápida.
  • En la fase olfativa de la cata de estos vinos pierden en gran medida la frescura de la fruta y los cítricos. Empiezan a ser protagonistas aromas más apagados, menos frescos e intensos como las frutas maduras y aromas característicos de la madera
  • En boca los vinos blancos con crianza ganan complejidad y matices propios de la crianza y/o las lías. La frescura y la acidez tan marcada en los vinos blancos jóvenes pierde protagonismo en detrimento de la potencia y el bouquet. ¿Sabes qué es el bouquet? Puedes consultarlo aquí.
  • La conservación adecuada del vino va a ser un factor determinante para que el vino se conserve y evolucione para alcanzar su óptimo. Si no es así, el vino irá perdiendo propiedades.
vinos-blancos-con-crianza-infografia

Artículos interesantes:

  • El cuerpo del vino

El cuerpo del vino, significado y claves

7 Abr, 2019|0 Comments

El cuerpo del vino es un parámetro que todo wine lover debería saber describir y apreciar en una cata. ¿Qué es? Te damos todas las claves.

  • barricas de vino

Barrica de vino: tipos de roble y tostados

25 Mar, 2019|0 Comments

Barrica de vino: que tipos de roble se emplean en su fabricación, qué transmiten al vino, características, niveles de tostado...te damos todas las claves.

  • Bodegas Baigorri la gravedad como aliado

Bodegas Baigorri: la gravedad como aliado

19 Mar, 2019|0 Comments

Bodegas Baigorri está situado en Samaniego, en pleno corazón de Rioja Alavesa.  Hasta allí nos hemos desplazado para conocer su famosa bodega y su uso de la gravedad en todo el proceso de elaboración [...]

Vinos blancos con crianza: cuándo beberlos y 7 claves
4.5 (90%) 12 votes

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.